Por los vecindarios de Pardines a la sombra de serra Cavallera. Ruta 9 Ripollès

Comarca
  • Ripollès
Municipios
  • Pardines
Dificultad
  • Fácil
  • Media/ Alta
Tiempo
  • 3h 20min
Distancia en km
  • 9 km
Altitud máxima
  • 1.487
Altitud mínima
  • 1.134
Desnivel acumulado en subida
  • 525
Desnivel acumulado de bajada
  • 525

R130-Pardines. Pasamos por el antiguo castillo de Pardines, al lado de la iglesia de San Esteve. Ambos edificios formaban parte de las antiguas murallas que rodeaban el núcleo medieval del pueblo y lo podemos apreciar en el ábside románico de la iglesia, que junto con el campanario tenían funciones de torre de defensa. Bajamos por la calle Mayor y seguimos por la calle de Camprodon, donde encontramos la señal R131-Camí Ramader. Siguiendo este antiguo camino bajamos dirección al fondo del valle, pasando por el pequeño vecindario disperso de Llavanera. Cruzamos el río Segadell por el puente del Molí d'en Roca donde encontramos la señal R121-Vilaró. Nos dirigimos dirección a Sant Martí de Surroca, siguiendo la vía pecuaria que nos llevará, tras una subida, hasta el núcleo de Puigsac donde encontraremos la iglesia románica de Santa Magdalena.

Dejamos atrás Santa Magdalena y continuamos caminando hacia arriba dejando la gran masía de Can Roca a nuestra izquierda.más arriba, antes de cruzar el torrente, abandonamos la pista para continuar por la vía pecuaria que sube por prados y recupera de nuevo la pista por donde subíamos anteriormente. Continuamos arriba por la pista hasta un cruce señalizado que nos indica el camino para ir al Pla de l'Estany y el Pozo de hielo. Abandonamos la red Itinerànnia para dirigirnos por este nuevo amino ancho que en pocos minutos nos lleva hasta el Pla del'Estany, donde encontramos el estanque de Can Roca. Una cartelera nos informa sobre los importantes valores ecológicos que tienen estas zonas húmedas. Para visitar el pozo de hielo nos dirigiremos a la orilla opuesta del estanque por senderos trillados por el ganado.

Al final del estanque, la ruta abandona el camino que seguíamos para dirigirnos hacia la derecha cruzando los prados, al final de los cuales nace un camino bien trazado que nos lleva hasta el Pla de Bardina, con unas vistas espectaculares hacia el Puigmal. Reencontramos las señales de la red Itinerànnia justo en una curva de la pista ancha que baja de la Portella de Ogassa. Bajaremos por esta pista paralela al Torrent del Vilaró.A pocos metros abandonamos la pista por un camino a la izquierda que cruza el torrente. Por una corta y empinada cuesta llegamos al Coll de Bac y más arriba encontramos los restos de una cabaña para el ganado. Empezamos a bajar por la Sierra de Can Dulsat. En una zona abierta el camino gira hacia la izquierda y se adentra en un sombrío bosque.

La bajada por este camino es rápida y nos conduce hasta unos prados sobre la casa de Can Dulsat, donde encontramos una segunda cartelera con una mesa de orientación. Continuamos por la cresta y bajamos rápidamente hasta encontrar la pista de cemento que nos dirije a la casa de Can Dulsat. Pocos metros más abajo nos cruzamos con la carretera del Vilaró. En este punto,si no queremos volver a Pardines por el mismo camino, en 30 minutos optaremos por seguir la pista hacia la izquierda dejando la red Itinerànnia. Después de cruzar el río, la pista nos dirige hasta la señal R129-Mas Ventós y en 10 minutos llegamos a Pardines.

No obstante la ruta aquí propuesta se dirige hacia la derecha, pasando por las casas de Vilaró, siguiendo un camino que baja hacia el puente del Molí d'en Roca, dónde encontramos la señal R121-Vilaró. Finalmente rehacemos el camino de ida, ahor asubiendo hasta Pardines, inicio y final del itinerario.