Itinerario Ventaiola. Ruta 5 Vall de Ribes

Ruta corta, pero no por eso exenta de encanto. Inmejorables vistas desde el mirador de Ribesaltes, desde donde veremos el Taga, Ribes de Freser y la sierra de Montgrony, y podremos disfrutar de mesas de picnic, un banco y un panel informativo del entorno.

Modalidad
  • A pie
Comarca
  • Ripollès
Tiempo
  • Menos de 3 horas
Dificultad
  • Fácil
Tiempo
  • 1h15min
Distancia en km
  • 3,2km
Altitud máxima
  • 1.106m
Altitud mínima
  • 927m
Desnivel acumulado en subida
  • 175m
Desnivel acumulado de bajada
  • 175m
Temática
  • Rutas Vall de Ribes

Ruta corta, pero no por eso exenta de encanto. Inmejorables vistas desde el mirador de Ribesaltes, desde donde veremos el Taga, Ribes de Freser y la sierra de Montgrony, y podremos disfrutar de mesas de picnic, un banco y un panel informativo del entorno. Recomendamos la visita al castillo de Sant Pere. Debemos respetar el ganado y cerrar todas las alambradas que encontremos durante el recorrido.

Ruta circular que sale de Ribes de Freser, al pie del castillo de Sant Pere, donde encontramos el cruce R123 que indica el itinerario de Ventaiola.Unos metros más adelante, existe el indicador RF3, que informa que quedan 15 minutos para llegar a Mas Ventaiola, desde donde iniciaremos un cómodo ascenso por pista de cemento que pasa por delante del Hotel Resguard dels Vents. En Ventaiola encontramos el cruce RF11. Seguimos ascendiendo por camino de tierra y salvaremos el desnivel progresivamente, dirección a Ribesaltes. El camino, que se plantea a corto tramo, se convierte en un fantástico mirador sobre el pueblo y el entorno hasta el cruce R118.

En este punto seguiremos en dirección a Pardines para encontrar, al cabo de pocos metros, un nuevo cruce RF4 Can Nadal, que nos dirigirá de nuevo al castillo de Sant Pere, donde llegaremos en unos 25 minutos. Pasaremos por el lado de la valla para tomar el sendero e iniciar el descenso por un primer tramo de prado, sin ninguna dificultad, desde el que veremos siempre el pueblo delante de nosotros, y, posteriormente, por un sendero que se adentra en el bosque hasta entrar otra vez al pueblo por la urbanización del castillo de Sant Pere. Este sendero, finalmente, cruza el castillo hasta el mismo punto de salida.